Intendente Ebih-il - creative commons licensed ( BY-ND ) flickr photo shared by cvalette

Ficha

Título de la obra: El Intendente Ebihil.
Autor:
Desconocido.
Cronología: Periodo Dinástico Arcaico Sumerio (aprox. 2400 a.C).
Dimensiones: Alto: 52,50 cm. /  Ancho: 20,60 cm. / Profundidad: 30 cm.
Materiales: Alabastro, lapislázuli, conchas.
Técnica: Modelado e incrustación.
Localización: Museo del Louvre, Departamento de Antigüedades Orientales, pabellón Riclelieu, Mesopotamia Antigua, planta baja, habitación 1 b, número de catálogo AO 17551.
Ubicación original: Templo de Ishtar, Mari.
Cultura: Sumeria.

Descripción

Figura masculina barbada sedente, sobre representación de asiento de mimbre, con cabeza rapada. Dotada de incrustaciones blancas y azules en los globos oculares, así como perfil negro para el contorno del ojo. En actitud orante con las manos cruzadas sobre el pecho, torso desnudo y vestido con kaunake de lana vista.

Esta obra encontrada en el Templo de Isthar, se enmarca en el Periodo Dinástico Arcaíco Sumerio (aproximadamente 2400 a.C). Sabemos, gracias a la inscripción con la que cuenta, que Ebih-il, intendente del templo de Isthar y representado en esta escultura, encargó la misma para realizar una petición bélica a la diosa de dicho templo. Encontramos en ella el tratamiento naturalista propio de la escultura sumeria de este periodo. Debido a la escasez de piedra dura en la zona, la producción de estatuaria en este material es escasa, utilizando para su realización materiales mas blandos, como en este caso, que se ha utilizado el alabastro. Se trata de una escultura exenta con fin votivo. Este tipo de representación se realizaba para ser situada ante la imagen de un dios sobre los bancos de arcilla que se encontraban en la cella de los templos, siendo muy numerosa la producción de este tipo de obras.

Esta figura posiblemente pertenezca al final del Periodo Dinástico Arcaico Sumerio, ya que su geometrización en las formas básicas se haya suavizada en busca de un realismo que muestre las características propias del representado. Se encuentran en ella también características de este periodo, como son los grandes ojos hipnóticos, aunque en esta obra más pequeños que en otras de su clase, realizados con concha y lapislázuli, así como la forma de cruzar las manos sobre el pecho, en las que aun no se encuentran los dedos entrecruzados, solo reposa una mano sobre la otra, quizá debido al desconocimiento de como realizarlo de otra manera. Reflejo de la indumentaria de la época encontramos el kaunake con el que viste, que consiste en una falda de piel de animal, usualmente oveja, como en este caso, y que encontramos con la lana vuelta hacia arriba, aunque también era posible encontrarla con ella vuelta hacia abajo. La ciudad de Ishtar constituía una ciudad estado independiente que poseía un compleja organización que se vertebraba en la religión, por lo que este tipo de representaciones constituían a su vez un punto importante de cohesión en para esta antigua cultura.

Esta obra con un gran estado de conservación, de la que solo han desaparecido los pies y la base sobre la que se apoyaban, nos muestra una cuidada fábrica que nos ofrece una gran suavidad en el pulido, al tiempo que unas magnificas texturas, que podemos observar en la realización del asiento y la falda. En esta última, encontramos detalles como la representación de la cola del animal con el que está realizado este kaunake. Del mismo modo podemos observar la trabajada barba con tirabuzones al estilo de la época y una expresiva cara dotada de gran serenidad, necesaria para su fin votivo, que nos hipnotiza con sus perfectos rasgos así como con sus grandes ojos que nos atraen hacia ellos pero sin distraernos del resto del rostro.

 

Fotografía principal: creative commons licensed ( BY-ND ) flickr photo shared by cvalette

 

Deja un comentario