La arqueta de Leyre

La Arqueta de Leyre, ubicada actualmente en el Museo de Navarra,
fue realizada a principios del siglo XI y pertenece al arte hispano-musulmán,
más concretamente al arte califal desarrollado durante el Califato Andalusí.

 

Está formada por dos partes, el recipiente en sí, rectangular, y la tapa, con forma de pirámide truncada. Está realizada enteramente en marfil por medio de 19 placas, talladas todas menos dos. Este material, procedente de colmillos de elefante, era escaso, sin embargo, el poder económico del califa y los intercambios comerciales que se producían con el norte de África hicieron posible su realización como regalo del califa para el hijo de Almanzor, el príncipe Al-Dak-Malik, Su uso originario era la contención de botes de perfume, muy utilizados en la época tanto por hombres como por mujeres. Debido a su gran factura, posiblemente fuera un botín de guerra que llegaría hasta el Monasterio de Leyre, de aquí su nombre, donde se le daría uso como relicario.

Posee gran finura en su realización. En ella nos encontramos con veintiún medallones de ocho lóbulos rodeados por decoración, principalmente de atuarique, que cubre todo el espacio, mostrándonos la tendencia al horror vacui tan característica en el arte musulmán. Para la traza de los medallones se utilizará decoración de lacería y en el interior de estos, se observan distintas escenas en las que se representan diversos tipos de animales, incluidos los fantásticos, así como la figura humana. En el medallón izquierdo, una escena en la que aparecen dos figuras humanas sentadas al modo oriental con lo que pueden ser frascos de perfume sobre una especie de diván sostenido por animales refleja el habitual uso de este tipo de arquetas. En el medallón central, otra escena costumbrista con tres músico que han sido realizados a menor tamaño que las figuras de los laterales debido a la necesidad del espacio para la colocación del cierre de la arqueta. El medallón derecho, también con tres figuras, nos muestra otra característica de este arte como es la representación de los personajes más importantes en un tamaño mayor para destacar su importancia. En la parte superior de la tapa una exaltación a la caza que muestra la peligrosidad de los animales, algunos luchando entre ellos y la valentía de los cazadores que sobre su caballo se enfrentan a ellos. Estas escenas también se encuentran enmarcadas por medallones que dotan a al objeto de un gran ritmo y uniformidad. Como no podía faltar en una pieza de arte musulmán, también encontramos decoración epigráfica en la parte horizontal de la caza. A través de ella podemos conocer a sus autores, que en este caso son Faray y sus discípulos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
A %d blogueros les gusta esto: