La leona herida - creative commons licensed ( BY ) flickr photo shared by Carmen Escobar Carrio

“La Leona Herida” es un bajorrelieve realista-naturalista, procedente del Palacio de Assurbanipal en Nínive, del Imperio Nuevo Asirio en la civilización mesopotámica, datado aproximadamente en el s. VII a.C., conservada actualmente en el Museo Británico.

 

En él vemos representada parte de la escena de una cacería real, en la que una leona, en su último aliento, trata de atacar tras ser herida por tres flechas, arrastrando sus patas traseras carentes de fuerza. La marcada musculatura representada en las patas delanteras, así como la inertes patas traseras, junto con la fiera expresión de su cara nos muestran el gran naturalismo con el que se ha realizado esta escultura en bajorrelieve, sita en una de las paredes del anteriormente citado palacio.

La cultura asiria en su periodo final consigue un gran naturalismo, como nos muestra esta imagen. En la cuidadosa realización de la obra, encontramos la maestría que han alcanzado en la representación de la musculatura, consiguiendo mostrar en una misma figura la lasitud de los miembros traseros, al mismo tiempo que la tensa fuerza de sus patas delanteras. Este naturalismo también lo observamos en el fiero gesto de ataque de la leona en su último estertor.

El objeto a analizar forma parte de una escena, en la que se sueltan varios leones para ser cazados por el rey. Este tipo de escenas nos hablan de la importancia de mostrar como el rey era capaz de controlar las fuerzas más indomables de la naturaleza, como en este caso el león, figura que en esta y otras culturas de la época es símbolo de fiereza, fuerza y poder. Así, la caza de este a manos del rey, nos muestra como el soberano es aun más fuerte que este icono mesopotámico.

Este tipo de representaciones se realizaban como propaganda política del soberano. Se situaban en lugares por los cuales se accedía al palacio y tenían como fin que cuando el personaje que atravesaba estas zonas, ya fuera un súbdito o un jefe extranjero, llegara a ver al rey, tuviera ya muy presente, su fuerza y poder.

Para la elaboración de los relieves los asirios primero realizaban una talla prácticamente plana, para después mediante incisiones, realizar los detalles. Por medio de esta técnica conseguían dotar a sus obras de naturalismo y dinamismo, como en el caso de esta, en la que podemos observar como por ejemplo, se ha ejecutado una incisión más profunda que el propio relieve en la zona interior del ojo, así como en la incisión que define la oreja.

Fotografía principal: creative commons licensed ( BY ) flickr photo shared by Carmen Escobar Carrio

 

Deja un comentario