En busca del Arte - Artealizando.com

En busca del arte, a veces mi mirada curiosa recorre ávida cada uno de los detalles de la ciudad buscando esas huellas que me permitan comprender cómo o de dónde salió todo aquello, qué pasó en aquel lugar para llegar a ser así, vestigios de su formación, de su pasado, de sus gentes.

Otras veces parece que todo aquello no importe, que tan solo sea la sensación que producen sus calles, sus edificios, sus fuentes las que me guíen. Dejo de observar y tan solo quiero sentir la ciudad sin examinarla, solo quiero dejarme llevar. Y comienzo a entender. A entender que todo aquello es más profundo, más intuitivo. Que sin escudriñar sus detalles, entiendo lo que mirando fijamente se me escapaba. Y me pregunto, ¿por qué? ¿por qué dejo de entender cuando observo y empiezo a hacerlo cuando mi mirada es fugaz? Quizá la respuesta sea que la intuición nos guía más de lo que pensamos o quizá sea que una memoria antigua, lejana, se aloja aun en nuestro subconsciente. Quizá sean los vestigios de la niñez que entiende, aprende y asimila cosas que nadie les contó. Da igual cual sea la razón, es el arte. Ese arte que muchas veces, la mayoría, ni lo entendemos como tal. Quizá porque nació como un antiguo lenguaje, más universal de lo que ahora podemos pensar. Quizá porque encierra símbolos que sin saberlo entendemos o quizá solo porque sabemos que nos está hablando y aunque no lo entendamos lo escuchamos como ese niño que sabe que con él se comunican.

Y ahora pienso cuantas cosas despierta en mi esa misma mirada, la que mira de reojo, la que observa atenta. Temo perderme eso que tanto adoro pero puede ser que ese sea la verdadera forma de admirarlo. La que se hace fugaz pero a la vez nos engancha sin que nos demos cuenta. Nuestro pensamiento suele andar siempre un par de pasos por delante de nuestra palabra. Quizá en poco tiempo teoricemos aquello que ahora solo nos atrapa y quizá entonces reconozcamos que es arte, ARTE con mayúsculas.

 

Deja un comentario