Elohim creating Adam Serpent - Artealizando.com

Elohim creating Adam Serpent (1975)
William Blake

Podéis ver esta obra en la web de Tate Arts Gallery. Entra en el enlace a la obra pinchando aquí.

El autor

William Blake nació en el Reino Unido, fue poeta, pintor y grabador, y aunque su trabajo fue poco conocido en su época ahora se abre ante nosotros como imprescindible para entender la deriva del arte del siglo XIX. Este pintor, que se vio influido por Miguel Ángel, se caracteriza por el marcado carácter de sus líneas, el dinamismo en la representación de los cuerpos y, como Füssli, por su interés en la plasmación de lo sublime. Sus pinturas son un reflejo de su deseo de cambiar la sociedad, de abandonar el racionalismo imperante, para ello no duda en romper con los cánones clásicos, ni en usar materiales como el temple para poder expresar mejor su forma de ver la vida.

La obra

Nos encontramos con una obra con una clara tendencia horizontal que enmarca sus formas principales con dos elementos, las nubes y el mar, que potencian esta horizontalidad que se ver rota por las ligeras, pero dinámicas, formas de los cuerpos que se hayan centradas, aunque ligeramente desplazadas a la izquierda para mantener el equilibrio compositivo.
Esta pintura, de lo colores monótonos y oscurecidos, potencia el espíritu sublime que en ella se refleja en parte debido a la elección de tipo de pintura elegido para realizarla. La acuarela permite esa sensación de veladura, de transparencia que deja ver más allá, que evita la dureza de otros tipos de pintura y muestra así, esa sutilidad de los sueños, de lo irreal, de lo que no es tangible, de lo que no se deja llevar por la racionalidad. Podemos ver así como el cuerpo de Elohim, cubierto por una túnica, muestra su musculatura claramente, muestra el poder, la belleza del cuerpo que será tan sublime que permitirá que lo veamos a pesar de sus vestiduras. Vemos en ella también como las representaciones no han de ser totalmente precisas, como los trazos nos llevan a ver, a imaginar, un escenario que no llega a ser real, que no se representa claramente. Cuerpos y escenarios poseen una marcada línea, con la utilizada en el medievo, sin embargo es distinta, no es tan plana, la acuarela la dota de esa ligera gradación, que como ya se ha dicho se asemeja a la representación de lo que no es real pero existe.
Vemos en esta obra las huellas de Miguel Ángel e inclusos los personajes son los propios de una iconografía cristiana, clásica, sin embargo la historia contada es distinta. Elohim, es una de las palabras que los judíos utilizaban para nombrar a dios, al verdadero y único dios diferenciándolo del resto, de los falsos dioses. Con esta forma de nombrar, Blake, hacer referencia a la falsedad de otro dios que se ha comenzado a alzar como el más poderoso ya desde el siglo XVIII, ese dios falso al que la sociedad se pliega, el dios que se denomina la razón. Pero no se conforma con eso, la escena representada, esta escena del Génesis que Blake reinterpreta, trata de mostrarnos a ese dios como el que desplaza a Adam del mundo espiritual al mundo material, fíjemonos el paralelismo con lo que esta sucediendo en la recién industrializada sociedad del finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX. Elohim encadena a Adam con la serpiente, esa serpiente que tienta a comer del árbol de la ciencia del bien y el mal, esa ciencia que comienza a desarrollarse en el siglo XIX. El hombre ha sido desplazado hacia lo material, ha sido encadenado por la ciencia, por el bien y el mal, el hombre ha perdido el espíritu.
Blake nos muestra con su obra el rechazo a lo que está sucediendo en la sociedad en la que vive, nos muestra su deseo de cambio, de volver atrás, de volver a la espiritualidad, quizá al medievo, época que se empieza a perfilar como el momento de comunión entre el hombre y la naturaleza, lo natural y lo espiritual unido. Blake comienza a andar el camino que otros seguirán.

Deja un comentario