El Salto del Toro

El Salto del Toro

Inicio > Series > Edad Antigua > El Salto del Toro

El Salto del Toro

Este fresco minoico es conocido como El salto del toro. Encontrado en una tribuna que da al patio central del Palacio de Cnossos en Creta, actualmente se conserva en el Museo Arqueológico de Heraclion.

Perteneciente a la cultura Minoica, se ubica en la época de los Segundos Palacios, pudiendo haber sido realizado aproximadamente en el 1550 a.C., formando parte del momento de auge de los frescos minoicos datado entre 1600 y 1480 a.C.

Este fresco, nos ofrece una escena encuadrada en una cenefa con orientación vertical y horizontal, en tonos negros, amarillo, rojizos, blancos y azules, que muestra unos rectángulos redondeados en sus bordes, superpuestos unos con otros y con decoraciones interiores a base de rayas y puntos. La escena en sí, nos muestra tres figuras humanas en actitud dinámica, ataviadas con una especie taparrabos y adornos a modo de pulseras en brazos y piernas, así, como el pelo recogido en coleta. También encontramos como representación central un toro en actitud de trote y embestida.

Esta escena de taurokathapsía, ha tenido varias interpretaciones. Por un lado, se ha deducido que consistía en la representación de un solo personaje, reflejado en tres etapas de la acción de saltar un toro, pero por otro lado, y teniendo en cuenta el patrón de representación de la mujer con piel más clara que el hombre típica del periodo en que nos encontramos y no solo en esta cultura, parece más lógico interpretar esta imagen como un hombre saltado sobre el toro mientras que dos mujeres lo dirigen para que este pueda realizar el salto. En ambos casos, se muestra al toro como un elemento ritual importante en esta cultura. Sin embargo, bajo el segundo supuesto, encontramos la clara asociación del toro con los cultos zoomorfos femeninos orientados a la fertilidad del mundo minoico.

Como ya se ha mencionado, para su realización se utilizó la técnica del fresco por lo que autor debió trabajar rápidamente en su ejecución, ya que, en esta técnica, es imprescindible realizar la pintura antes de que se seque el último enlucido del muro, demostrando poseer, el autor, unas grandes dotes para la pintura. En esta obra se dibujaron las figuras con el característico contorno negro del periodo, utilizando para su realización una gama cromática no muy amplia, debido a la utilización de pigmentos locales.

A pesar de encontrarnos ante una obre influenciada por arte egipcio, con la utilización, por ejemplo, de la diferente pigmentación de la piel para hombres y mujeres, tiene el sello del arte minoico, al mostrarnos un gran dinamismo, así como una visión que no cumple la ley de la frontalidad egipcia sin llegar a alcanzar aun, un realismo total con escorzo de las figuras y estar estas muy geometralizadas.

El Salto del Toro
El Salto del Toro
Fotografía: George M. Groutas CC BY 2.0

Relacionado​

ARtículos relacionados

Ranking y Comentarios

El Sarcófago de Los Esposos

El Sarcófago de Los Esposos

Inicio > Series > Edad Antigua > El Sarcófago de Los Esposos

El Sarcófago de Los Esposos

El Sarcófago de los esposos es una escultura de bulto redondo realizada en cerámica que fue encontrada en la necróplis de Banditaccia, en Cerveteri.

Fue encontrado en la necrópolis de Banditaccia, en Cerveteri, junto a otra muy similar a la que se conoce con el mismo nombre.  Actualmente se conserva en el Museo del Louvre. Está datada aproximadamente entre el 520 y el 510 a.C y pertenece al periodo arcaico de la cultura etrusca.

En esta obra, que aún conserva parte de su policromía. En ella vemos representado un matrimonio de ojos almendrado. Los esposos se hayan recostados sobre el kline, banco de origen oriental, ornado cojines en forma de odre de vino y paños. La figura masculina, barbada y de cabellos largos, aparece con el torso desnudo, mientras que la femenina se presenta completamente vestida, incluyendo zapatos en su atuendo. En la cabeza porta un tocado, que oculta parcialmente el cabello que cae en forma de trenzas sobre el pecho. Ambos se muestran en actitud cariñosa.

La función de este sarcófago era la contención de cenizas del difunto representado. En él se evoca el ritual funerario del banquete en el que participan tanto hombres como mujeres, ya que, para la cultura etrusca las mujeres tienen un papel relevante en la sociedad, al contrario de lo que ocurre en otras culturas de la época. Concretamente se representa la parte el ritual en el que la fallecida hace una ofrenda de perfume, vertiendo unas gotas de este en la mano de su marido que la abraza tiernamente.

Esta escultura, posee rasgos griegos, como puede ser los ojos almendrados, la sonrisa arcaica o la forma de tratar los pliegues. Sin embargo, la temática es puramente etrusca, así como la desproporción dada al busto, con motivo de subrayar su importancia a la hora de identificar al representado. Su realización, posiblemente recayera sobre un taller griego ubicado en territorio etrusco, ya que durante el siglo VI a.C. se produjeron migraciones de estos artesanos al encontrar en esta zona un grueso de trabajo importante, ya que sus habitantes tenían una gran afición por el lujo y la decoración.

 

El Sarcófago de Los Esposos
El Sarcófago de Los Esposos
Fotografía: Sailko CC BY-SA 3.0

ARtículos relacionados

Ranking y Comentarios

Materiales en la arquitectura romana y su aplicación

Inicio > Series > Edad Antigua > Materiales en la arquitectura romana y su aplicación

Materiales en la arquitectura romana y su aplicación

Los materiales en la arquitectura romana y su aplicación en las diversas tipologías arquitectónicas son una muestra de cómo esta cultura lleva a cabo grandes innovaciones que harán que su arte perviva a lo largo del tiempo

La arquitectura romana utiliza para la realización de sus estructuras diversos materiales, algunos heredados de otras culturas como la griega y la etrusca. Sin embargo, esta cultura es inventora del hormigón, compuesto que marcará la diferencia y posibilitará la realización de estructuras antes imposibles.

Utilizaron diversos materiales como la madera, la piedra, el ladrillo y el hormigón. El primero, la madera, se utilizó poco, siendo usado principalmente para estructuras con poca importancia y como cubrición de armaduras adinteladas. El siguiente material, la piedra, fue utilizado por los etruscos y heredado por esta cultura. Aunque se utilizaban como material de construcción en sí, su principal uso era como parte de materiales compuestos. Las piedras utilizadas en un principio fueron el tufo y el peperino, pertenecientes al grupo de piedras volcánicas, para después utilizar el travertino por poseer mayor calidad, resistencia y valor estético. La piedra era extraída en canteras cercanas a Roma y con las que esta tenía comunicación. El mármol fue rechazado como elemento constructivo hasta el periodo augusto, por ser considerado como típico griego y contrario a su cultura que pretendía sobriedad y austeridad.

La difusión del ladrillo como uno de los elementos más utilizados se produce ya avanzado el Imperio. Los arquitectos romanos supieron ver las grandes posibilidades constructivas que permitía este material. Se utilizaron ladrillos con varias formas, además de usarse tanto como elemento constructivo como elemento decorativo. En un principio se utilizaba crudo para posteriormente pasar a ser cocido.

El ladrillo junto con el hormigón fueron los materiales propios romanos, los más utilizados y los que más posibilidades constructivas poseían.

El hormigón u opus caementicium, una gran invención de la cultura romana era un compuesto a base de piedras machacadas, polvo de ladrillo o arena, guijarros y cal de tufo. Este material, a pesar de su bajo coste y lo sencillo de su elaboración, posee una gran fortaleza y permite la realización de estructuras como el arco, la bóveda y la cúpula, gracias a la composición de este y las formas en las que se tallan las piedras o se elaboran los ladrillos, permitiendo así, la distribución de pesos y empujes. A partir de este momento es posible la realización de los elementos constructivos antes mencionados y que perdurarán en el tiempo hasta el descubrimiento del hierro y el acero como materiales de construcción. Dada las magníficas posibilidades que ofrece este material será de uso casi exclusivo a partir del siglo II, siendo utilizado de forma habitual durante los siglos IV y III a.C.

Junto a este compuesto, los romanos inventaron otros similares que permitían diferentes acabados. Se denomina opus quadratum al paramento formado a base de hiladas de sillares de igual forma y tamaño, distribuidos a soga y tizón. Durante el periodo de la República se utilizarán para su realización materiales pobres como el tufo y el peperino.

Otra variante sería el opus incertum en el cual a partir de cal y piedras con tamaño y distribución irregular y comúnmente alisadas en su cara exterior se construirían los muros. Esta variante se introdujo en el siglo II, para ser el sistema constructivo oficial en tiempos de Sila.

Una evolución de este sería el opus reticulatum se compondría con cal y piedras de tufo regulares con forma piramidal de base cuadrada dispuestas en retícula. Este material adquirirá su esplendor en época de Adriano.

Otro compuesto que en este caso serviría como ornamentación sería el opus tectorium, el cual a partir de un revoque de estuco ocultaría la pobreza del muro. Este se utiliza, por ejemplo, en pilastras, molduras y entablamentos.

Característico de la época imperial es el opus testaceum, compuesto por ladrillos o fragmento de ladrillos y tejas y opus caementicium.

Como ya se ha comentado, estas innovaciones en la arquitectura romana son las que han hecho posible la realización de obras tan importantes y espectaculares como el Partenón con su gran bóveda oculada o el tan conocido Coliseo, construido a base de ladrillo y hormigón, para ser después recubierto con piedra. Todas las grandes estructuras de esta cultura poseen unos elementos estructurales correctamente combinados que junto con los materiales utilizados permiten la distribución de pesos y empujes consiguiendo así que estas grandes estructuras sean posibles y se mantengan en pie durante siglos dándonos muestra de la gran calidad arquitectónica que alcanzó el pueblo romano.

Materiales en la arquitectura romana
Materiales en la arquitectura romana

ARtículos relacionados

Ranking y Comentarios

El Intendente Ebih-il

Inicio > Series > Edad Antigua > El Intendente Ebih-il

El Intendente Ebil-il

Ficha

Título de la obra: El Intendente Ebihil.
Autor:
Desconocido.
Cronología: Periodo Dinástico Arcaico Sumerio (aprox. 2400 a.C).
Dimensiones: Alto: 52,50 cm. / Ancho: 20,60 cm. / Profundidad: 30 cm.
Materiales: Alabastro, lapislázuli, conchas.
Técnica: Modelado e incrustación.
Localización: Museo del Louvre, Dpto. de Antigüedades Orientales
Ubicación original: Templo de Ishtar, Mari.
Cultura: Sumeria.

Comentario

Figura masculina barbada sedente, sobre representación de asiento de mimbre, con cabeza rapada. Dotada de incrustaciones blancas y azules en los globos oculares, así como perfil negro para el contorno del ojo. En actitud orante con las manos cruzadas sobre el pecho, torso desnudo y vestido con kaunake de lana vista.

Esta obra encontrada en el Templo de Isthar, se enmarca en el Periodo Dinástico Arcaíco Sumerio (aproximadamente 2400 a.C). Sabemos, gracias a la inscripción con la que cuenta, que Ebih-il, intendente del templo de Isthar y representado en esta escultura, encargó la misma para realizar una petición bélica a la diosa de dicho templo. Encontramos en ella el tratamiento naturalista propio de la escultura sumeria de este periodo. Debido a la escasez de piedra dura en la zona, la producción de estatuaria en este material es escasa, utilizando para su realización materiales más blandos, como en este caso, que se ha utilizado el alabastro. Se trata de una escultura exenta con fin votivo. Este tipo de representación se realizaba para ser situada ante la imagen de un dios sobre los bancos de arcilla que se encontraban en la cella de los templos, siendo muy numerosa la producción de este tipo de obras.

Esta figura posiblemente pertenezca al final del Periodo Dinástico Arcaico Sumerio, ya que su geometrización en las formas básicas se haya suavizada en busca de un realismo que muestre las características propias del representado. Se encuentran en ella también características de este periodo, como son los grandes ojos hipnóticos, aunque en esta obra más pequeños que en otras de su clase, realizados con concha y lapislázuli, así como la forma de cruzar las manos sobre el pecho, en las que aún no se encuentran los dedos entrecruzados, solo reposa una mano sobre la otra, quizá debido al desconocimiento de cómo realizarlo de otra manera. Reflejo de la indumentaria de la época encontramos el kaunake con el que viste, que consiste en una falda de piel de animal, usualmente oveja, como en este caso, y que encontramos con la lana vuelta hacia arriba, aunque también era posible encontrarla con ella vuelta hacia abajo. La ciudad de Ishtar constituía una ciudad estado independiente que poseía una compleja organización que se vertebraba en la religión, por lo que este tipo de representaciones constituían a su vez un punto importante de cohesión en para esta antigua cultura.

Esta obra con un gran estado de conservación, de la que solo han desaparecido los pies y la base sobre la que se apoyaban, nos muestra una cuidada fábrica que nos ofrece una gran suavidad en el pulido, al tiempo que unas magníficas texturas, que podemos observar en la realización del asiento y la falda. En esta última, encontramos detalles como la representación de la cola del animal con el que está realizado este kaunake. Del mismo modo podemos observar la trabajada barba con tirabuzones al estilo de la época y una expresiva cara dotada de gran serenidad, necesaria para su fin votivo, que nos hipnotiza con sus perfectos rasgos, así como con sus grandes ojos que nos atraen hacia ellos, pero sin distraernos del resto del rostro.

ARtículos relacionados

Ranking y Comentarios

Interpretación de las pinturas prehistóricas

Inicio > SeriesPrehistoria > La Sala de Los Toros de Lascaux

Interpretación de las pinturas prehistóricas

Sobre las pinturas prehistóricas, se han llevado a cabo varios estudios que han llegado a conclusiones variadas con respecto a cómo debemos interpretar nuestras primeras manifestaciones artísticas.

Existen teorías que nos hablan de que nuestros antepasados, en un determinado momento, tenía una vida fácil. La comida era abundante, no había enfermedades que les asediaran, el clima era suave y que al tener estos mucho tiempo libre se entretenían en pintar, en dibujar, en tallar, usando estas actividades como distracción. A mi entender esta teoría es errónea. Por muy sencilla que pudiera ser su vida en determinado momento, entiendo el arte como una expresión, y las expresiones suelen mostrar inquietudes, las cuales parecen bastantes distintas del aburrimiento en sí.

Otra teoría apunta a que estas pinturas se realizaban como actos mágicos que tenían como propósito la atracción de presas para la caza y la reproducción. Así, las representaciones más comunes son las de caballos y ciervas, siendo también importantes las de vulvas y falos. Sin embargo, esto tampoco parece cuadrar del todo, ya que según análisis realizados en la dieta de nuestros antepasados no era común la ingesta de este tipo de presas.

La teoría estructuralista nos habla de que las representaciones, tanto de animales como de instrumentos de caza, eran una muestra del grupo social, llegando a diferenciar la forma de representación los grupos étnicos existentes. También remarca como se producía una dualidad entre lo masculino y lo femenino, los signos largos corresponderían al género masculino y los signos plenos al femenino, de la misma forma las fisuras en las grietas representarían también a la mujer.

Por otro lado, la teoría chamanista nos habla de cómo el tipo de representaciones de las más simples a las más complejas muestran las visiones del chamán en trance. Este por medio de sustancia alucinógenas pasaría por varios estados. El primero en el que su sistema óptico se vería alterado produciendo efectos luminosos que este representaría por medio de las pinturas y que se corresponderían con los dibujos más simples. El segundo estadio produciría en el chamán la asociación de estas alteraciones ópticas en forma figuras geométricas que comenzarán a tomar forma de elementos conocidos. A esta fase corresponderían pinturas más desarrolladas en las que ya podemos intuir que es lo que quieren mostrar. Por último, el trance más profundo, en el cual el chamán percibiría figuras de humanas, animales e incluso a veces híbridos monstruosos, llegando a percibir escenas. A esta fase pertenecerían las pinturas más desarrolladas. Esta teoría explicaría por qué se desarrollan, la mayoría de las pinturas, en lo más profundo de las cuevas. ya que a estas solo el chamán y quizá algún iniciado podían acceder para realizar sus rituales mágicos.

Otra teoría nos habla de cómo la estructuración de imágenes representaba clanes y la lucha entre ellos. De ahí que en algunas cuevas se encuentren representados mayoritariamente una especie que se asociaría al clan que viviera en la zona, siendo la especie menor la que representaría al clan enemigo.

De cualquier forma, parece claro que esto lugares podían ser una especie de santuario con una distribución que sigue una lógica. Así en las entradas nos encontraríamos la representación principalmente de manos, en las zonas de paso con ciervos y bóvidos y en la zona central bisontes y caballos. También parece que en determinados divertículos hay mayoritariamente representaciones de vulvas, asociándose estos con la mujer y la fertilidad. Las zonas más profundas de las cuevas se reservaban para la representación de animales peligrosos y antropomorfos. Sin embargo, aunque esto parece demostrable en varios lugares, hay otros que rompen este patrón.

Se piensa que cada uno de estos niveles sirvió como escenificación de un rito en los cuales no todos podía participar. Estos santuarios fueron ocupados durante largos periodos de tiempo, así se superponen figuras de tiempos diferentes, lo que hace pensar aún más que son lugares especiales usados para la realización de ritos.

Recorrido virtual

Relacionado

ARtículos relacionados

Ranking y Comentarios

Caballo salvaje de Vogelherd - Reproducción

El Caballo de Vogelherd

Inicio > SeriesPrehistoria > El Caballo de Vogelherd

El Caballo Salvaje de Vogelherd

El llamado Caballo Salvaje es una escultura de bulto redondo datada entre 35.000 y 30.000 BP. Es una muestra excepcional de las primeras manifestaciones artísticas de Hommo Sapiens. Fue encontrado en el yacimiento de Vogelherd, Alemania, en 1931. Actualmente podemos contemplarla en el Museum Alte Kulturen.

Se trata de una pieza de arte mueble en la que vemos representado un caballo. Con una excelente factura, esta pieza de bulto redondo se encuentra encuadrada en el Paleolítico Superior en periodo Auriñaciense. Es una de las piezas que nos indican el inicio del arte en del homo sapiens, siendo su datación encuadrada entre 35.000 y 30.000 BP.

Esta talla en bulto redondo está realizada en marfil, material propio de la zona de europeo central y oriental, debido a la presencia de fauna como el mamut, que cuenta es su anatomía con importantes cantidades de este material. Como era común, para la realización de esta figura se han utilizado recursos cercanos al hábitat del autor. Para su factura, partiendo de un trozo del material citado, se utilizarían herramientas, posiblemente de sílex, ya sea en forma de buril o lasca, tanto para su esbozado como para los posteriores destalles. Siendo necesario, probablemente, herramientas distintas para cada una de las fases de realización. Resulta factible también, la utilización de técnicas como el pulimento o el desgaste para conseguir dotar a la escultura su acabado final.

En este mismo yacimiento, se encontraron diversas esculturas en bulto redondo en las que se hayan representados felinos, mamuts, bisontes, un posible oso, un rinoceronte y una posible figura humana. Todas estas figuras, incluida la que nos atañe, conocida como el caballo salvaje, están dotadas de minuciosos detalles, además de tener en común la ausencia de patas o el escaso desarrollo de estas. Sin embargo, este caballo salvaje, tiene rasgos distintos a las otras encontradas, ya que, el resto de las figuras del yacimiento se encuentran bien proporcionadas, mientras esta sufre desproporciones en su figura.

Esta escultura se encuadra dentro de la categoría de objetos religiosos, ya que no muestra una clara función de uso, pudiendo ser este cultual o mágico. Como se ha indicado antes, la desproporción de esta figura con respecto a su compañeras de yacimiento puede indicarnos que tenga algún tipo significado especial o mágico.

La excelente y detallista representación de este équido y su clasificación en un horizonte tan temprano, nos indica un nacimiento del arte con una gran calidad y factura, pudiendo resultar paradójico un comienzo con tan altas cotas de sofisticación, frente a otras representaciones posteriores, ya sean de carácter mobiliario o rupestre.

Relacionados

ARtículos relacionados

Ranking y Comentarios

Tholos del Romeral

El Dolmen del Romeral

Inicio > SeriesPrehistoria > El Dolmen del Romeral

El Dolmen del Romeral

El Dolmen o Tholos del Romeral, situado en la provincia de Málaga, forma parte del conjunto de Dólmenes de Antequera. Está compuesto por tres monumentos megalíticos, el mencionado tholos más el Dolmen de Menga y el Dolmen de Viera, y dos monumentos naturales, La Peña de Los Enamorados y El Torcal de Antequera. Todo este conjunto fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 2016. El Dolmen del Romeral se inscribe en la cultura Megalítica, datándose aproximadamente sobre el año 1000 a.C. y es considerado una de las estructuras megalíticas más monumentales de la Península Ibérica.

La cámara principal, típica de los dólmenes de corredor, en este caso posee una estructura circular de carácter mortuorio por lo que a esta estructura se la denominará tholo. Además, podemos destacar que se trata de una variación regional, ya que los dólmenes de corredor constan de un pasillo y una cámara, sin embargo, en esta nos encontramos con una estructura distinta, más compleja. El Dolmen de El Romeral se compone de un pasillo de acceso de 23,5 metros de largo por 1,7 de ancho y 1,85 de alto. Las paredes de este corredor están realizadas a partir de pequeñas lajas de piedra siendo su cubrición adintelada gracias a grandes ortostatos. Las entradas, es decir, tanto el acceso a la estructura como la entrada a la cámara principal, están realizadas con grandes ortostatos con la estructura típica de dolmen.

La cámara está realizada con bloques de mampostería a hueso. Este caso la techumbre será una falsa bóveda por aproximación de hiladas que está coronada en su centro por una gran losa. Nos encontramos ante un habitáculo de 5,2 metros de diámetro por 4 de alto, del cual parte un pequeño pasillo que desemboca en otra sala similar de menores dimensiones. En este caso 2,3 metros de diámetro por 2,4 de alto. En el centro de esta segunda cámara se encuentra una losa posiblemente utilizada para realizar ofrendas. En general esta estructura de piedra combina para su realización mampostería y ortostatos.

Este tipo de estructura es la primera arquitectura monumental conocida. La realizan las primeras comunidades metalúrgicas en la Edad de Bronce y se utiliza para la inhumación de cuerpos, normalmente de forma grupal, pero pudiendo encontrarse algunas con pocos cuerpos o solo un cuerpo en su interior. También se ha teorizado acerca del carácter religioso o ritual de estas estructuras. No se puede decir que pertenezcan a una cultura concreta, sino que se circunscribe a diferentes grupos humanos del mismo periodo temporal.

Como ya se ha indicado, esta construcción difiere de sus coetáneas debido a su segunda cámara, la cual valida la tesis de que este tipo de estructuras, además de como enterramiento, se utilizaban como lugares de culto. Muestra de esto, es la losa que podría haber sido utilizada como altar. Sin embargo, la acerca a otras construcciones de este tipo debido a que sigue el patrón general de cubrición de la estructura por medio de un túmulo.

Esta novedosa arquitectura nos muestra una evolución en el ámbito cultural, tanto en el sentido religioso y como en el social. Nos encontramos ante una colectividad, con renovados cultos y concepciones religiosas, que nos indica que su organización social no es igualitaria, es decir, hallamos muestras de jerarquización, ya que es posible, que estas estructuras se utilizaran para el enterramiento de los miembros destacados de la comunidad a los que se les rendía culto. Dentro de estas edificaciones, se encontraron ajuares funerarios, compuestos por objetos variados, desde microlitos geométricos a cerámicas, puntas o placas de pizarras perforadas con decoración. Otra de las teorías sobre la utilidad de estas estructuras defiende que es posible que sirvieran para la delimitación del espacio por cada uno de los grupos que habitaban la zona.

Video

Portada El Tholos del Romeral
Reproducir vídeo

Recorrido virtual

ARtículos relacionados

Ranking y Comentarios

Sala de Los Toros de Lascaux

La Sala de Los Toros de Lascaux

Inicio > SeriesPrehistoria > La Sala de Los Toros de Lascaux

La Sala de los Toros de Laxcaux

La Sala de los Toros de Lascaux es, junto con la cueva de Altamira, un lugar excepcional de arte prehistórico. Allí encontramos representaciones muestras de arte parietal adscritas al Magdaleniense Inferior que difieren mucho de sus coetáneas. Está claro que los autores de estas pinturas poseían un don especial, destacaban entre los demás. Prueba de ello es como su arte aún nos sorprende por su perfección y su gran carácter comunicativo.

La realización de estas obras no debió ser fácil. Para su creación fue necesaria la utilización de iluminación artificial. Es posible que para este fin utilizaran hogueras o rudimentarias lámparas alimentadas por grasas animales. El artífice de estas grandes muestras del arte prehistórico cargaba con los materiales necesarios para su realización, desde los ya mencionados elementos iluminatorios, como los pigmentos y los útiles para su aplicación en la roca. Además, debió permanecer largos periodos de tiempo dentro de la sala para la conclusión de su obra. Lo que nos deja ver la importancia que debieron tener, tanto el lugar como la realización de la obra, que posiblemente tuviera un carácter mágico o ceremonial.

Este se pinturas se realizaron utilizando diversos pigmentos, que fueron aplicados con diferentes instrumentos, entendemos que, como parte de la óptima factura de la obra, aunque podría deberse también a algún tipo de ritual. Las figuras se componen de tonos rojizos y amarillos, para los cuales utilizaría el ocre, y de tonos negros, que se realizarían a partir de grafito o carbón vegetal. Todos los pigmentos serían mezclados con diferentes aglutinantes, posiblemente grasa o agua, para obtener la pasta necesaria para su correcta aplicación. Los instrumentos utilizados para estas aplicaciones también fueron diversos. Desde varios tipos de pinceles para las líneas continuas y el tamponado, a espátulas para los trazos modelantes, pasando por la aplicación a muñequilla para colorear el interior de las figuras. En esta sala se observan tanto motivos monocromos, como los uros, varios cérvidos y caballos de la parte inferior y otros bicromos, como el caballo en la parte superior y el del lateral izquierdo y otro cérvido en la inferior y el caballo.

Su autor o autores representaron de la fauna de la época como uros, caballos y cérvidos, realizados en estilo III según la cronología de Leroi-Gourhan, en perspectiva biangular recta, pudiendo observarse una animación coordinada. Así no encontramos con el binomio uro-caballo, formulado por Leroi-Gourhan y Laming-Emperaire, que identificaron como figuras principales de los paneles centrales. Estos dos animales han sido considerados como representaciones de lo femenino y lo masculino, encontrándonos con teorías opuestas, la de Leroi-Gourgan, que mantiene que el caballo tiene carácter masculino y el uro femenino, y la de Laming-Emperaire, que postula lo opuesto. Con respecto a la posición de las figuras y observándolas de forma separada, observamos figuras en yuxtaposición amplia y afrontamiento homogéneo, uro contra uro, en yuxtaposición estrecha, si observamos los cérvidos inferiores, en afrontamiento complejo, si asociamos uno de los uros uno de los caballos y las ciervas inferiores, así como superposición de figuras, observando caballos sobre el uro de la zona izquierda.

Se cree que estas pinturas tendrían un carácter mágico. Se ubican en las cuevas, que calificaremos como santuarios, en las que podrían haberse llevado a cabo algún tipo de ritual mágico relacionado con la caza, con la fertilidad o algún tipo de rito iniciático. Durante todo el Paleolítico Superior se han mantenido este tipo santuarios, encontrándose sobre todo en el área del sur de Francia y el Norte de España, posiblemente por el mayor número de cavidades existentes en esta zona. Sin embargo, las pinturas de Lascaux junto con las de Altamira, difieren de las otras encontradas, debido a su magnífica realización y realismo, siendo estas dos cuevas conocidas como “La capilla Sixtina” del arte paleolítico.

ARtículos relacionados

Ranking y Comentarios

El Templo de Debod

Inicio > Series > Edad Antigua > El Templo de Debod

El Templo de Debod

El Templo de Debod está situado actualmente en el distrito de Moncloa. En origen, se encontraba en Nubia, Egipto, pero gracias a un acuerdo entre nuestro país y el gobierno egipcio, hoy podemos disfrutar de esta joya del Antiguo Egipto.

Contextualización​

El Templo de Debod estaba situado en la Baja Nubia, en el sureste de Egipto. Este templo Ptolemaico fue en origen una capilla dedicada a los dioses Amón e Isis. Fue construida a inicios del segundo milenio antes de cristo por orden del rey meroítico Adikhalamani. En el periodo Ptolemaico se le añadieron otras dos habitaciones, adquiriendo la apariencia que tiene hoy. Con la conquista de Egipto por los romanos su construcción y su decoración fue completada. Se situaba en la misma zona que el Santuario de Isis en Philae y cuando este fue cerrado en el siglo sexto después de Cristo, el Templo de Debod fue abandonado.

Historia / Reubicación

Con la construcción de la presa alta de Asuán, muchos monumentos de Baja Nubia sufrieron la amenaza de ser inundados, por lo que la UNESCO decidió hacer un llamamiento internacional para la conservación de estas importantes piezas de arte antiguo.

En 1960, se realizó una campaña de rescate. Se salvaron muchos monumentos y el gobierno egipcio recompensó a algunos países por su ayuda, pero no España como mucha gente piensa. Por el contrario, lo que se cree, Franco pagó por el templo porque quería tener la misma importancia que los demás países colaboradores.

Finalmente, el Templo de Debod llegó a España en 1969 y tras los varios años necesarios para su reconstrucción, se abrió al público en 1972. Desde entonces, España tiene una importante pieza de arte del antiguo Egipto en su capital.

Descripción

Exterior: Lo primero que podemos ver cuando nos dirigimos al templo son los pilonos. Estas estructuras están pensadas como la entrada al lugar sagrado. Originalmente, el edificio estaba rodeado de muros que cerraban todas las áreas sagradas. Lamentablemente, se han perdido. Si nos dirigimos a la fachada, disfrutaremos de sus impresionantes columnas, decoradas en su parte superior con representaciones de la flora egipcia local. En el tiempo de Augusto, en el muro que cerraba el espacio entre columnas había un impresionante relieve del rey haciendo una ofrenda a los dioses. Pasemos dentro de esta joya del arte antiguo.

Interior: El interior de este templo posee una atmósfera abrumadora que os hará viajar en el tiempo. En su interior, podeís aprender más sobre cómo era el templo, ya que en la segunda planta encontraréis una increíble maqueta de su antiguo aspecto en la ubicación original. En la habitación de Uabet, podéis sentiros como un antiguo egipcio frente al dios Amón, gracias de una proyección en el interior del nicho donde se encontraba su estatua en el pasado. Lo más notable en el interior de este templo es la capilla de Adikhalamani en la que aún se conservan relieves datados circa del año 200 a.C.

Localización

Templo de Debod - Localización

Planta

Templo de Debod - Planta

Relacionado​

ARtículos relacionados

Ranking y Comentarios