En la sala de los Toros de Lascaux encontramos muestras de arte parietal, pinturas ruprestres del Paleolítico Superior, adscritas al Magdaleniense Inferior (17.000 y 14.000 BP)   La sala de los Toros de Lascaux, junto con la cueva de Altarmira, es un lugar excepcional en el cual encontramos representaciones pictóricas […]

A pesar de que las incursiones vikingas en España no fueron tan numerosas como en lo fueron en Gran Bretaña y Francia y de que no hay constancia de asentamientos, al menos relevantes de la misma magnitud que en estos países, en la Península Ibérica, contamos con una pieza única de arte vikingo que se encuentra en el Museo de San Isidoro de León.

Llegamos a Oviedo y en su casco histórico, en la plaza de Fernando II, nos encontramos con la impresionante Catedral de San Salvador de Oviedo. Al situarnos frente a ella su marcadas líneas verticales nos hacen empequeñecer, confirmando, tras siglos de periplos, que los arquitectos góticos consiguieron a través de su arte que una edificación nos mostrara lo pequeños que somos, mientras la representación de dios en la tierra, a través, en este caso de esta catedral, se alza hacia el cielo indicándonos la grandeza del creador.

La arquitectura cristiana como lugar utilidad cultual tiene sus orígenes con la creación del cristianismo en el siglo I. La necesidad de reunión hace que en un principio las casas particulares se usaran para tal fin. En el siglo II estas viviendas se adaptarán a las necesidades de esta aun temprana religión. Con la proclamación del Edicto de Milán a principios del siglo IV, el cristianismo, al igual que otras religiones, obtendrá la libertad de culto. Poco después con el Edicto de Tesalónica esta religión pasará a ser oficial en todo el Imperio Romano, lo que impulsará el desarrollo de la arquitectura y demás manifestaciones de arte cristianas.

Al colocarte frente a ella, una gran construcción, robusta e impresionante atrae tu atención haciendo que en esta estresante y rápida vida que llevamos dediques unos segundos, unos minutos, quizá varios a disfrutar de esa sensación de encontrarte ante algo grande, distinto, atrayente, finalmente distinto.

Aun recuerdo cuando estando en el colegio vi por primera vez el cuadro de «Las Meninas» de Velázquez en uno de mis libros de texto. Durante un par de semanas las clases estuvieron dedicadas hacer un repaso por la historia del arte, posiblemente aquel fue mi primer contacto con el arte y aunque durante mucho tiempo fue algo que estaba allí pero no le prestaba demasiada atención ahora se ha convertido en una de mis pasiones.