Enol

Y ahí estas, Enol, frío y duro. Me acerco a ti, siempre te soñé, soñé que podría estar siempre a tu lado, soñé que los sueños se cumplen. Y ahora te añoro cada día, temblando, sin ser capaz de acostumbrarme a que tus frías aguas no mojaran mi piel, sin hacerme a la idea de que tus rocas no cortarán mis manos, sin querer creer que la hierba, los arboles, toda la vida que te rodea, ya nunca me llevará a la paz, a sentirme bien, a sentirme libre, a la felicidad.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »