Inicio > Series > Edad Media > Toledo, algo de arquitectura

Toledo, algo de arquitectura

Toledo es conocida como la ciudad de las tres culturas. En ella convivieron cristianos, judíos y musulmanes, que se establecían en diferentes barrios, pero cuya convivencia era pacífica a pesar de la convulsa época.

Actualmente esta ciudad con tientes medievales es un gran centro turístico. Recorrer sus estrechas y empinadas calles nos puede conducir a través de la historia o solo hacernos disfrutar de esa arquitectura tan característica. Lo primero antes de comenzar la visita es hacerse con un buen calzado y algo de agua fresca, pues su empinada orografía puede pasar factura a los que no estén acostumbrados a largos paseos.

El Monasterio de San Juan de los Reyes

Isabel la Católica mandó construir este monasterio como conmemoración de la batalla de Toro (1476) por la cual se estableció en el trono como reina de Castilla. Fue proyectado para que, a la muerte de Isabel, y también de su marido Fernando, en su iglesia, se situara un panteón dedicado a ellos. Sin embargo, tras la conquista de Granada sus ideas variaron y finalmente fueron enterrados en la Iglesia de San Francisco de dicha ciudad.

Esta magnífica construcción está dedicada a San Juan Evangelista, santo favorito de Isabel. Su nombre original era Monasterio de San Juan de Portalatyna debido a que este santo fue martirizado frente a la Puerta Latina de Roma. Además de por este nombre fue conocido por Monasterio de los Santos Juanes, de San Juan de la Reina y finalmente como San Juan de los Reyes.

Comenzó a construirse en 1477 y fue el arquitecto Juan Guas el que se encargó del proyecto. Tras su muerte le sucedió en esta empresa Enrique Egas. Este monasterio está realizado en el estilo denominado Reyes Católico que se caracteriza por ser una amalgama del gótico flamígero y el estilo mudéjar.

En primer lugar, el claustro, un precioso lugar que lleva a la calma. En su planta baja, las cuatro pandas están repletas de esculturas de santos y en su centro un bello jardín que invita a contemplarlo mientras respirando profundamente olvidamos todo lo que no sea aquella belleza que nos ofrece ese espacio natural enmarcado por la fría piedra que lo contrasta.

En la planta alta una visión más serena y pulcra del lugar nos lleva a ver ese jardín como un edén observado desde la altura.

En esta visita podréis ver su iglesia de planta de salón con capillas entre los contrafuertes, con una impresionante escultura y un magnifico retablo sobrecoge al colocar ser frente a él, pero os invito a que ocupéis el lugar contrario y podréis disfrutar de una sensación totalmente distinta. Desde allí sentiréis como aquel lugar que os sobrecogía pasa a ser un lugar controlada donde ya no os sentís como algo pequeño, sino que paséis a tener el control de toda la iglesia.

Sinagoga de Santa María la Blanca

Esta sinagoga que según los últimos estudios fue la Sinagoga Mayor de Toledo se construyó a finales del siglo XII, en tiempos de Alfonso VIII, por Abraham ibn Alfache. Aunque fue construida como sinagoga a partir siglo XV comenzó a utilizarse para el culto cristiano, momento a partir del cual adquirió su denominación Santa María la blanca.

Este edificio, encuadrado en el estilo mudéjar, es uno de los mayores exponentes de este arte en Toledo. De planta cuadrada irregular, sustenta su techo de madera sobre unos por pilares octogonales con capiteles de fina decoración. Al entrar en ella y recorrer sus cinco naves nos invade la sensación de estar ante un bonito bosque que nos invita alzar la vistas y disfrutar de las bellas decoraciones de la nave central.

Iglesia de Santo Tomé

Esta iglesia se fundó tras la reconquista de la ciudad por Alfonso VI, su origen se data aproximadamente en el 1142. Fue reconstruida en el siglo XV, siendo financiada esta obra por Don Gonzalo Ruiz de Toledo, señor de la villa de Orgaz, que destacó por la caridad ofrecida en la ciudad.

En origen era de planta cuadrada y al estilo de los almenares islámicos. Con la primera reconstrucción, se conservó su parte visigoda en los muros de la nave central y se le añadieron las naves laterales. Sin embargo, su aspecto es muy distinto al de estos momentos, debido a las reformas realizadas en el siglo XVI y XVII.

Quizá lo que más llame la atención de este lugar es que en él nos encontramos con el famoso cuadro del Greco, «El entierro del Conde Orgaz». Este cuadro fue encargado por el párroco Don Andrés como conmemoración del milagro que se produjo durante las exequias de Don Gonzalo. Durante su entierro se aparecieron San Agustín y San Esteban y este momento es el que el Greco plasmó en su famoso cuadro encuadrado dentro del estilo manierista.

Iglesia del Salvador

En el interior de esta iglesia se conservar restos de otras construcciones del periodo tardo romano y visigodo. En ella encontramos restos de un antiguo alminar, de los arcos pertenecientes a un cementerio cristiano y una pilastra labrada de época paleocristiana o visigoda. Siendo en origen una mezquita se convirtió en una iglesia con la advocación al Salvador por orden de la reina Doña Berenguela, esposa de Alfonso VII de Castilla. Durante la edad Moderna fue dañada por un incendio y el siglo XIX saqueada por los soldados de las tropas napoleónicas. Con el tiempo este lugar perdió fieles y se convirtió en iglesia filial a la de Santo Tomé.

Iglesia de los Jesuitas

Este gran templo fundado en 1602 es una muestra del estilo contrarreformista. Constituido por tres naves, en la central encontramos una gran cúpula cubriendo el crucero. Descarta en ella la forma en la que se modela la luz, mostrando una gran luminosidad en los lugares sagrados y manteniendo en penumbras sus naves laterales, como forma de destacar lo sagrado del altar mayor. Algo que no debe uno perderse al entrar en esta iglesia es una subida a sus torres desde las cuales la panorámica de Toledo resulta impresionante.

Mezquita del Cristo de la Luz

Esta mezquita, en origen de hispano-musulmana, fue transformada en iglesia, a través del estilo mudéjar, convirtiéndose así una de las mayores muestras de combinación de estos estilos en España. Como mezquita fue un oratorio con un bosque de columnas son que sustentan cúpulas con variadas formas. Al convertirse en iglesia se añadió un ábside en el que encontramos uno bellos restos de pinturas murales.

Monasterio de San Juan de Los Reyes, Toledo
Monasterio de San Juan de Los Reyes, Toledo
Sinagoga de Santa María La Blanca, Toledo
Sinagoga de Santa María La Blanca, Toledo
Iglesia de Santo Tomé, Toledo
Iglesia de Santo Tomé, Toledo
Iglesia del Salvador, Toledo
Iglesia del Salvador, Toledo
Iglesia de los Jesuitas, Toledo
Iglesia de los Jesuitas, Toledo
Mezquita del Cristo de la Luz, Toledo
Mezquita del Cristo de la Luz, Toledo

Relacionados

ARtículos relacionados

Ranking y Comentarios

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments